ARTE Y LITERATURA


Exposición pictórica de Luis Roca-Sastre Muncunill

  Luis tenía entre otras la afición por el arte, más concretamente por pintar. ”Era un hombre feliz pintando, dando forma a sus recuerdos”, como bien escribe su hermana Elvira. Se cobijaba en su taller de La Pedrera soñando con los paisajes de Granyena, su família… y así empezaba a pintar. De memoria, como una huella vivida que impregnaba de vida su alma. Reinterpretaba todas esas sensaciones y recuerdos de una manera onírica, con una pincelada a veces surrealista, tan personal. Manchas de colores describen muy bien cada detalle de la naturaleza. Su paleta de pintor estaba llena de colores pero siempre predominaban los tonos ocre y amarillentos con los que pintaba las tierras de La Segarra. Por toda esta genialidad que caracteriza a Luis se le hicieron diversas exposiciones en homenaje a su gran creatividad en el arte, para recordar y hacernos más próxima la personalidad de Luis.

Blanca de Albert Roca-Sastre, 11 de septiembre de 2010


La primera exposición se celebró en Cervera en el edificio del Auditorio del 16 al 24 de septiembre de 2001. Un mes después se inaguró en la Sala Marsà de Tárrega, un 26 de octubre y que duró hasta el día 11 de noviembre. Entre estas dos exposiciones, la obra de Luis recorre Guissona, del 27 al 30 de septiembre y por último, se expone en la Sala de Plenos del Ayuntamiento de Granyena de Segarra, del 23 al 26 de diciembre.  La Fundación Vila Casas de Torroella de Montgrí ofreció una parte de la anterior exposición los días 9 de marzo al 2 de junio de 2002.

La exposición constaba de diferentes estilos con 46 cuadros de temática diversa sobre paisajes, retratos, influencia cubista… Dos cualificadas opiniones sobre el resultado de las exposiciones, M. Teresa Sala escribió en "la Veu de La Segarra" que “l’autor provava tècniques i composicions diferents. La major part de quadres tenien com a tema els canviants colors de diversos racons del terme de Granyena”. Y también el Dr. Llobet Portella escribió en “La Veu de la Segarra” el siguiente comentario: “el paisatge suau i ondulant de la Segarra, verd i viu a la primavera, ros i madur a l’estiu, i gris i despullat a l’hivern”.


                                                                                                                                               


En el año 2002 la Fundación Vila Casas de Torroella de Montgrí ofrece una exposición similar de las principales obras pictóricas de Luis. Habiéndose convertido esta obra en una exposición itinerante, después de Cervera, Tárrega, Guissona y Granyena de Segarra, que eran en principio el itinerario previsto. 

"Poco se podía imaginar Luis que un día todos sus amigos, todos aquellos que lo quisieron, y que disfrutaron de su compañía, de su personalidad tan humana como jurídica, se reunirían aquí, en Torroella de Montgrí, en esta espléndida Sala del Palacio Solterra, para mirar, una vez más, a través de sus ojos, todo aquello que su memoria retenía i después pintaba, dibujaba, “gargoteaba” como él decía de forma burlona y despreocupada…
Conocía cada detalle de la tierra de La Segarra. Pero en realidad era un entusiasta de toda la naturaleza y los sábados, a primera hora de la mañana, casi de madrugada, cogía el volante del coche y con Carmen siempre a su lado, se dedicaban a descubrir nuevos campos, pueblos, iglesias, paisajes como el del Empordà que, quizás como contraste, tanto le apasionaba.
Y me gustaría creer que en este momento se lo está pasando genial, su inmensa presencia se esconde detrás de una esquina o de una sombra, dentro de esta sala y buscando un papel, lápiz, con tal de memorizar con cuatro garabatos este acto". 

ELVIRA ROCA-SASTRE, 9 DE MARZO DE 2002.


 

 

 

 

 


La Galeria de Arte Fernando Pinós de Barcelona expuso una treintena de cuadros del notario Luis Roca-Sastre, durante casi quince días. Del 16 al 30 de septiembre de 2003, con una excel•lente participación y valoración de la nombrada obra pictòrica. Hemos de recordar una vez más que el pintor professional era Josep Roca-Sastre y que Luis Roca-Sastre era sólo un gran aficionado a la pintura, que practicaba en las horas de ocio y como una forma de desligarse de los constantes problemas jurídicos que como excel•lente notario había de resolver diáriamente en la notaria de la Pedrera de Barcelona.

 

 

 

 

 

 

 

 

 


NOTICIAS

AGENDA


ENLACES